Aprenden con el ejemplo: consejos para formar hijos emprendedores - Juan Carlos Abaunza
2265
post-template-default,single,single-post,postid-2265,single-format-standard,bridge-core-2.2.8,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-21.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
hijos emprendedores

Aprenden con el ejemplo: consejos para formar hijos emprendedores

Como ya saben amplia y suficientemente, además de emprendedor, soy papá hace 9 años. Y mi hija (la negrita) comparte conmigo los fines de semana y en esta cuarentena está conmigo, a pesar de su corta edad ya me acompaña a reuniones, se comporta ante situaciones especiales, incluso este año me acompañó a trabajar a Lima, es un alien, la adoro y me siento orgulloso de eso, ya se le ve el potencial para emprender y comienza a sentirse ciertos rasgos de su loco papá.

¿Crees tener un pequeño empresario o empresaria en casa? Cultiva ese espíritu en tus hijos con estos consejos de los expertos.

Emprender no es un juego de niños, pero sí se puede encauzarlos hacia los valores y cualidades que conlleva iniciar un negocio a través de actividades lúdicas.

Ante todo debes saber que emprender en sí mismo es sacar algo de ti que amas hacer, que es tu pasión y que quieres darle al mundo… Como padres, queremos que los niños sepan que pueden dedicarse a eso y que, si lo hacen bien, podrán tener un beneficio económico.

Es importante no confundir la acción de emprender con que un niño simplemente cree una empresa y gane dinero, pues todo el proceso implica aprender a analizar las necesidades de un grupo social, identificar cómo ayudar a resolverlas y seguir los pasos para que su propuesta de solución sea sostenible en el tiempo.

Al final, fomentar en tu hijo las habilidades para emprender no quiere decir que se case con la carrera de emprendedor, “pero sí va a aprender para solucionar problemas y verá oportunidades en vez de obstáculos”

Si te interesa cultivar en tus hijos esta semilla, toma nota de las recomendaciones de estos expertos que, por medio de sus iniciativas, están cambiando los paradigmas educativos en niños y jóvenes.

1. Conócelo y cree en él

Si los niños se enfocan en lo que más les gusta serán los mejores porque disfrutarán lo que hacen día a día, asegura Melissa, de Yeii. “Descubre los talentos de tu hijo, encuentra su pasión y encauza sus fortalezas. Alimenta sus debilidades como áreas de oportunidad, pero no te enfoques demasiado en ello”, dice. Y Maricarmen, de BusinessKids, complementa: “Tu hijo vino a este mundo a ser feliz. Escúchalo y permítele hacer lo que más le gusta.”

2. Complementa  su educación

Según tus posibilidades, estimula a tus hijos con cursos, ya sea de robótica, karate, idiomas, pintura, baile, música, cocina o de emprendimiento. “No sólo obtendrán nuevas habilidades; convivirán con otros niños, jugarán en espacios libres de los prejuicios del salón de clases, se divertirán, se sentirán seguros, y eso los ayudará en su desempeño escolar”, afirma Roberto, de RobotiX. “La vida after school puede ser muy relevante porque genera memorias positivas que los motiven, los inspiren y les den una dirección para elegir una profesión como adultos.”

3. Inicia temprano

Hay emprendedores que aseguran que de haber conocido estos programas cuando empezaron les hubiera tomado la mitad del tiempo emprender. Por eso, Érik Álvarez, de Yeii, dice que si siembras las habilidades emprendedoras en la infancia aumentarás la iniciativa y reducirás el miedo al fracaso.

“Los adultos que emprenden traen una coraza, un desgaste mental y miedos ante la incertidumbre. El niño emprendedor se lanza, vive esos ciclos emocionales desde pequeño y cuando es adulto ya está ‘blindado’ ante ellos”, explica Maricarmen, de BusinessKids.

hijos emprendedores

4. Deja que experimenten

“Están en una edad mágica en la que todo es una experiencia, todo está ahí para ellos, no conocen límites y sólo necesitan herramientas. No le digas que no puede; mejor explícale que cuando se emprende el fracaso no existe siempre, y cuando se vuelva a levantar que aprenda y siga intentando”, advierte Melissa, de Yeii.

5. Permite que tomen decisiones

“Mi hija de tres años decide cómo vestirse todos los días, y aunque en ocasiones me da pena lo que escoge, lo acepto porque sé que le estoy enseñando que ella es capaz de tomar decisiones”, cuenta Ana Figueroa, de Yourney. “También aprende que debe estar dispuesta a vivir con las consecuencias, por ejemplo, si se pone una playera en un día frío en lugar de un suéter. Es una microoportunidad de desarrollarle resiliencia, de que aprenda a tomar decisiones por ella misma, así como riesgos medidos.”

6. Dame cinco

Los niños son más creativos que los adultos, y una forma de fomentarlo es pidiéndole que te “den cinco” cada vez que te cuestionen algo. Por ejemplo, ante la pregunta: “¿Cómo vuelan los aviones? En lugar de resolver su duda al momento, pídele que te dé cinco posibles respuestas”, recomienda la fundadora de Yourney. “No importa qué tan disparatadas sean sus respuestas, van a mantener vivo su espíritu creativo y su mente abierta, y eso es un skill fundamental en el emprendimiento.” Cuando algo no sea posible, “invítalo a investigar, que lo intente y que si en verdad no se logrará, que él se dé cuenta y descubra nuevas formas de hacerlo”, recomienda Marco Velázquez, fundador de Dekids.

7. Regálales tiempo

Sabemos que puede ser difícil, pero una de las mejores formas de cultivar habilidades blandas en tus hijos es pasar tiempo de calidad con ellos, jugando en familia para que haya un estímulo directo. “Dedica esos minutos u horas con mayor conciencia e intenta escapar lo más que puedas de la voracidad tecnológica”, sugiere Roberto, de RobotiX.

Fuente: SoyEntrepreneur