Éxito, Personas que no tendrán éxito en el trabajo.
1082
post-template-default,single,single-post,postid-1082,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
exito en el trabajo

Tipos de personas que nunca tendrán éxito en el trabajo

Te mostramos los 8 tipos de personas que nunca tendrán éxito en el trabajo. ¿Quieres saber si encajas en alguno de estos perfiles?

Tener experiencia o más conocimiento en el trabajo cada vez influye menos a la hora de conseguir un ascenso.

Por lo menos eso es lo que demuestra la última investigación de David Deming, economista de Harvard, que revela que aquellos que tienen mejores habilidades sociales tienen un 24% más de probabilidades de promoción que aquellos que tienen más sabiduría sobre un tema concreto o poseen más experiencia en el campo laboral.

Por esta razón, hay una serie de perfiles o personalidades que nunca tendrán éxito en el trabajo.

Te mostramos cuáles son para que, en el caso de que te reconozcas en alguna de ellas, intentes evitarlas:

 

  • El cobarde: El miedo es un elemento especialmente poderoso. De hecho, esa es la razón por la que muchos políticos intentan derribar a su oponente diciendo que “destruirá la economía” o encontramos anuncios en los paquetes de tabaco de “fumar mata”. Concretamente, en el lugar de trabajo, las personas vencidas por el miedo tienden a tener comportamientos dañinos e irracionales, como por ejemplo culpabilizar a los demás, encubrir errores y no defender lo que es correcto.

 

  • El dementor: En los libros de Harry Potter, los dementores son criaturas malvadas que absorben las almas de las personas dejándolas como una especie de estatuas sin vida. De hecho, cada vez que hay uno de estos monstruos cerca, la habitación se vuelve oscura, fría y la gente empieza a rememorar sus peores recuerdos. Si lo aplicamos al trabajo, los dementores son personas negativas, pesimistas que influyen su mala energía a las personas que hay a su alrededor. Ven siempre el vaso medio vacío y pueden hacer que los demás tengan miedo incluso en las mejores situaciones.

 

  • El arrogante: Las personas arrogantes son una pérdida de tiempo para ti y para la empresa, porque todo lo ven como un desafío personal. La arrogancia es una especie de falsa confianza que oculta inseguridades y, por lo tanto, comete errores. De hecho, suelen ser personas de bajo rendimiento y desagradables.

 

  • Los “pensadores en grupo”: Seguro que te has encontrado alguna vez con un compañero de trabajo que no paraba de decir “pues que aquí siempre lo hemos hecho así” y no aceptaba nuevas ideas. Si a ti también están intentando lavarte el cerebro de esa forma para que tengas mentalidad de zombie, huye.

 

  • El temperamental: Algunas personas no tienen ningún control sobre sus emociones, por eso nunca tendrán éxito en el trabajo. De hecho, en muchas ocasiones proyectarán su malestar sobre ti y te acusarán de su estado de ánimo. Este tipo de personalidades desempeñan mal su trabajo porque sus emociones nublan su juicio y su falta de autocontrol destruye sus relaciones.

 

  • La víctima: Las víctimas son difíciles de identificar porque, generalmente, se suele empatizar con sus problemas. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, te das cuenta de que nunca cambian. De hecho, suelen rechazar cualquier tipo de responsabilidad porque lo ven como un castillo infranqueable. Además, no ven que los tiempos difíciles son oportunidades para aprender y crecer.

 

  • El crédulo: No puedes evitar sentir lástima por el crédulo. Ellos son los que cuidarán a los hijos del jefe después de un duro día de trabajo o se quedarán hasta tarde en la oficina con un “marrón de última hora”. Si eres de este tipo de personas te recomendamos aprender a decir “no” algunas veces. Ganarás mucho más respeto así que de la otra forma.

 

  • El señor/la señora disculpas: Hay personas que se disculpan por demasiada frecuencia. Suelen ser personalidades que carecen de confianza y creen que están fallando todo el rato, por lo que sus disculpas son una especie de red de seguridad. Sin embargo, lo que consiguen con esto es que sus ideas o iniciativas se rebajen y hacen que sean de menos importancia. Por eso, nunca tendrán éxito en el trabajo.

Camino al éxito:

Definitivamente hay que pensar en adoptar más de estas condiciones para tener éxito.



Síguenos en Instagram