Qué son los NFT? - Hablemos de activos digitales. - Juan Carlos Abaunza
3183
post-template-default,single,single-post,postid-3183,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.10.0,vc_responsive
nft activos digitales

Qué son los NFT? – Hablemos de activos digitales.

Vamos a hablar de la revolución digital de los NFTs (Non -Fungible Tokens) – Estos activos digitales, los cuales son tokens no fungibles, contrario a los cryptoactivos, Un token NO fungible, o NFT por sus siglas en inglés, ​ es un tipo especial de token criptográfico que representa algo único. Los tókenes no fungibles no son, por tanto, intercambiables de forma idéntica.​​

Para entender el concepto de los NFT, primero tenemos que saber y entender que en nuestro sistema jurídico, existen bienes fungibles y bienes no fungibles. Los bienes fungibles son los que pueden intercambiarse, teniendo un valor en función de su número, medida o peso. Y los bienes no fungibles son los que no son sustituibles.

Un ejemplo de bienes fungibles es el dinero. Si tienes un billete de 20 dólares, este es un bien fungible, ya que lo puedes intercambiar sin problemas por otro billete de 20 euros, no pierde valor y es exactamente igual. Además, este billete se consume cuando lo utilizas.

Y por otra parte, un ejemplo de bien no fungible sería una obra de arte. Si tienes un cuadro en casa, este no se consume al utilizarse y tampoco puede ser sustituido por otro cuadro. Una obra de arte no es equivalente a otra, y por lo tanto, no se pueden simplemente intercambiar como pasa con un billete de 20 dólares.

 

De lo que tocas y ves a lo que no tocas (pero sí puedes ver)

 

Los NFTs (Non-Fungible Tokens) son activos digitales que básicamente son una extensión de esa misma idea. Antes conferíamos valor a bienes tangibles que podíamos tocar y ver (oro, sellos, obras de arte), y ahora lo hacemos cada vez más a bienes intangibles que sobre todo vemos, pero probablemente no podemos tocar. Las criptodivisas son una aproximación a ese principio, pero los NFTs van un poco más allá y aplican ese concepto de reserva de valor a esos objetos más orientados al coleccionismo.

Al contrario de lo que ocurre con las criptodivisas, los NFTs no se pueden intecambiar entre sí, ya que no hay dos NFTs iguales: tu carta de un criptogatito es única, como lo es esa obra de arte digital o cualquier otro bien intangible que entra en esta definición. Como explicaban en Coindesk, hay una analogía clara entre un NFT y una entrada para un festival de música: en esa entrada hay información sobre el comprador de la entrada, la fecha del evento y su localización. Esas entradas, como los NFTs, son personales y únicos.

La mayoría de estos «tokens» (que pueden ser monedas, sellos, obras de arte, o criptogatos, por ejemplo) se basan en los estándares de la red Ethereum y de su cadena de bloques.

Eso ha permitido que sea fácil operar con ellos a la hora de comprarlos y venderlos, y que servicios como MetaMask o MyEtherWallet (monederos que permiten interactuar con Ethereum) sean referentes en este tipo de transacciones. Además de ello, los NFTs reúnen varias características:

  • Extrañamente únicos: estos activos tienen muchas analogías con las obras de arte, de las cuales puede haber copias (es aún más fácil hacer copias de obras digitales), pero aquí el propietario puede certificar que es el propietario único y real de la obra original, aunque esta pueda compartirse fácilmente en internet (y lo hace). Es una situación curiosa y un giro al valor que concedemos a las obras de arte físicas y a las digitales.
  • No interoperables: no puedes usar un avatar/tarjeta de Cryptokitties en otros juegos similares como CryptoPunk.
  • Indivisibles: a diferencia de las criptodivisas, los NFT no se pueden dividir en partes más pequeñas, y tienen un valor completo como entidad o token completo, sin más. No puedes tener 1/1000 de un criptogatito.
  • Indestructibles: los datos de un NFT se almacenan en la cadena de bloques a través de un contrato inteligente (Smart Contract), lo que hace que no se puedan destruir, eliminar o replicar.
  • Propiedad absoluta: a diferencia de la música o el cine, si compras uno de estos bienes su propiedad es absolutamente tuya. No compras una licencia para ver la película o escuchar la canción, sino que ese bien intangible es completamente tuyo.
  • Verificable: la cadena de bloques hace posible verificar algo que es bastante más complejo demostrar o certificar con temas como el coleccionismo de arte o sellos, por ejemplo: la cadena de bloques mantiene un historial de quién ha comprado o vendido un NFT y quién es su actual propietario (absoluto), incluyendo el creador original a quien se compró ese activo digital en primer lugar.

Qué son las NFT

A los 15 años Mark Cuban se dio cuenta de que podía sacar provecho del mercado filatélico. Los precios variaban tanto y había tales ineficiencias que descubrió la forma de comprar sellos de 15 centavos para venderlos a 25 dólares una hora más tarde y así ahorrar para la universidad.

El célebre inversor multimillonario  —es propietario de el equipo de la NBA Dallas Mavericks— vio ya entonces cómo el coleccionismo simplemente asignaba distinto valor a un bien físico, pero ahora cree en la revolución de los NFTs (Non -Fungible Tokens), que son la versión digital de los sellos, el arte o cualquier otro producto tangible o intangible al que una serie de usuarios acaban confiriendo un valor. Estos activos están ganando terreno, y forman parte de esa nueva cultura en la que el blockchain y las criptodivisas también están absolutamente integradas.

En su opinión los NFT son el futuro de los negocios. «Esta generación sabe que un contrato digital y el activo digital que representa o un criptoactivo son una mejor inversión que el tradicional activo que puedes ver, tocar o sentir».

Eso desde luego empieza a cobrar sentido con este renovado auge que se está viendo con las criptodivisas y del que bitcoin y Ether son protagonistas. A los criptogatos le han seguido incluso memes como Nyan Cat, pero además los NFT empiezan a tener también apoyos incluso en segmentos muy tradicionales, como ha demostrado la nueva subasta organizada por la casa de subastas Christie’s.

Cómo funcionan los NFT

Los NFT funcionan a través de la tecnología blockchain o de cadena de bloques. Es la misma tecnología de las criptomonedas, que funcionan mediante una red de ordenadores descentralizada, con bloques o nodos enlazados y asegurados usando criptografía. Cada bloque enlaza a un bloque previo, así como una fecha y datos de transacciones, y por diseño son resistentes a la modificación de datos.

A los NFT, se les asigna una especie de certificado digital de autenticidad, una serie de metadatos que no se van a poder modificar. En estos metadatos se garantiza su autenticidad, se registra el valor de partida y todas las adquisiciones o transacciones que se hayan hecho, y también a su autor.

Esto quiere decir que si compras un contenido digital tokenizado con NFT, en todo momento siempre habrá constancia del primer valor que tenía, y de por cuánto lo has comprado. Es como cuando compras un cuadro y se lleva un registro de por dónde se mueve.

Por lo general, la mayoría de «tokens» o NFT suelen estar basados en los estándares de la red Ethereum y de su cadena de bloques. Gracias a utilizar una tecnología conocida y popular, es sencillo operar con ellos para comprarlos y venderlos utilizando determinados monederos que también trabajan con Ethereum. Sin embargo, estamos hablando de obras únicas, por lo que no hay una compraventa activa como en las monedas digitales.

activos nft

¿Por qué compra la gente los NFT?

Si los NFT no se pueden comprar y vender tan fácil como los Bitcoin, entonces, ¿por qué la gente los compra y se gasta tanto dinero en ellos? Pues es sencillo, porque creen que su valor va aumentar con el tiempo, y luego podrán venderlo por más dinero. Nadie se gasta 260.000 dólares por el dibujo de una roca porque le gusten los dibujos de rocas, ya que los puede tener gratis, sino por el valor que tiene este dibujo concreto al ser un NFT.

La idea, por lo tanto, es que si me compro un NFT por 100.000 dólares, en un futuro pueda revenderlo por más dinero. Es un activo único, lo que en teoría le debería dar un valor mayor al no existir otro igual.

Finalmente, como pasa con las criptomonedas, el metaverso y la web3.0 – Los NFTs son el futuro sentando sus bases en este presente, en el cual, los más audaces e inteligentes son los que tendrán cabida en el futuro, así como en épocas de primera y segunda guerra mundial, los banqueros, sentaron las bases de los imperios que actualmente poseen.