Sentirse solo te pone a prueba y te hace indestructible emocionalmente - Juan Carlos Abaunza
1496
post-template-default,single,single-post,postid-1496,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
solo

Sentirse solo te pone a prueba y te hace indestructible emocionalmente

Quizá evites y odies sentirte en soledad, sobre todo en épocas como esta en plena Navidad. Lo entiendo, yo también estuve ahí hace no muchas cervezas. Huyendo del silencio, ese vacío indiferente que te engulle. Escapando del dolor de estar conmigo a solas. Componiendo planes y confabulando excusas que me permitieran alejarme de la habitación desierta. Desesperado, hambriento de compañía, de bullicio, de fiesta, de distracción. Aferrado a los demás como una criatura temerosa que no tiene coraje suficiente para plantarle cara a la verdad. Esa que brota de la noche muda y sedada en forma de monólogo. Uno que se repite una y otra vez como un disco endemoniado. Uno que tortura. Uno que invoca todo aquello que tratas de asfixiar con tanto esfuerzo.

Es curioso que se intenta “estar acompañado” en esa ventana digital como son las redes sociales e incluso hablando largo y tendido con la mascota, en mi caso no es una, son 3 canes, un pug (el delincuente), un weimaraner (el inquieto) y un golden (mi hijo el peluche noble)-.

Sin embargo con el paso de las lágrimas y las frustraciones encontrando respuestas a preguntas que no se formulan en voz alta termina por el camino equivocado la reflexión, NO es “debo ser muy malo en la vida para estar solo”, por el contrario se comienza a entender que además de sólo necesitarnos a nosotros mismos comenzamos a conocer mejor al sujeto frente al espejo, sin tanto “ruido” de las personas cercanas esta sensación es cada vez más fuerte.

Y llegamos a:

Porque la soledad todo lo sabe. Poco importan tus intentos por fingir firmeza o plenitud, por decirte que estás bien, que lo estás superando. Ese convencimiento enclenque no durará cuando todos se hayan marchado y solo quedes tú contigo (No podemos automentirnos). Y se marchan, tarde o temprano, por mucha energía que inviertas en mantenerte rodeado. Es entonces, cuando todas las luces se apagan, cuando todo el ruido duerme, cuando el teléfono deja de sonar, cuando lo innegable brota de donde quiera que lo tengas secuestrado. Porque la soledad es la jueza suprema y no la puedes engañar. Te pone a prueba. Te vuelve honesto. Te conduce a lo real. Es el espejo que te desnuda, y eso es algo que detestas, porque aún no estás preparado para aceptar la realidad.

Si lo estuvieras, la soledad te sabría como el primer solecito de la primavera. En lugar de empequeñecerte, de comprimirte en tu propio sufrimiento, de reducirte a tu mínima expresión, te haría inmenso. Porque cuando estás en paz, cuando has soltado la angustia, la soledad multiplica la alegría por varios millones. Sin conversaciones banales ni zumbidos de fondo, la soledad te hincha de un cálido sentimiento de conexión con la vida, de una profunda sensación de formar parte de algo más grande. Ya no estás perdido en tu congoja, obsesionado contigo de tanto tratar de escabullirte de ti. Ahora te descubres, te encuentras, despejas la mente de tanta interrupción y negociación con los demás y te ubicas en mitad de esta soledad.

Por el contrario, comienzas a encontrar las cosas que realmente te gustan, que te llenan a ti y no las que vives con tal de compartir o complacer a otros. Comienzas a disfrutar tanto de tu tiempo solo que comienza a ser difícil compartir mucho con otras personas.

solo

Solo, pero no aislado. Solo, pero no abandonado. Solo, pero no desamparado. En fin, solo, pero nunca más solo. Sin prisas y rebosante de vigor, porque nunca te sientes tan vivo como en ese pedacito de tiempo que dedicas para ti. Haciendo lo que sea, pero tomando oxígeno, donde nadie pueda quitártelo, en ese pedacito de espacio donde te sientes libre. Saboreando música, leyendo una novela o meditando. En la orilla del mar o bajo la cobija. Da igual: estás solo, y el simple hecho de saber que puedes estarlo, que no necesitas a nadie más, que has dejado de huir, te colma de poder.

Ya no te sientes vulnerable, sino intocable. Y se lo debes a esa pizca de soledad. Y cuando vuelvas a perder la paz, que viene y va, busca la soledad de nuevo y afronta todo lo que grita dentro tuya. No vas a curarte ignorando la verdad. Todas las soluciones descansan ahí: en ese inagotable tú contigo, sin nadie más alrededor.

Para finalizar algo que leí hace un tiempo: “Cuando disfrutas la soledad es cuando eres feliz contigo mismo” – Así que trabaja cada día en descubrir cómo serlo, conócete y disfrútate. Te lo dice un tipo muy social que ya sabe que estar casado y también qué es ser separado.

Te invito a leer este diálogo con Tu amiga la Soledad.



Síguenos en Instagram