Los nuevos discos de vinilo HD llegarán en 2019: ¿merecerán realmente la pena o son solo una herramienta de marketing? - Juan Carlos Abaunza
1727
post-template-default,single,single-post,postid-1727,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
vinilo

Los nuevos discos de vinilo HD llegarán en 2019: ¿merecerán realmente la pena o son solo una herramienta de marketing?

Vamos a dejar a un lado el debate acerca de si muchos fans actuales de los discos de vinilo aprecian realmente su sonido o solo apoyan este formato por postureo o por seguir la moda. Creo que las dos opciones coexisten, pero merece la pena que las apartemos por un momento para volcar nuestra atención en algo que me parece mucho más interesante.

Una compañía austríaca llamada Rebeat ha desarrollado una tecnología que, según sus responsables, les permite fabricar discos de vinilo con una calidad de sonido superior a la que nos ofrecen los vinilos que podemos comprar actualmente en las tiendas. Pero esto no es todo. También aseguran que su técnica incrementa un 30% el tiempo de reproducción de cada cara del disco, lo que les permite alcanzar los 30 minutos, superando así los cerca de 25 minutos habituales por cara.

La tecnología de fabricación de discos de vinilo que propone Rebeat permite, según esta firma, incrementar sensiblemente su calidad de sonido

Y, además, dicen que pueden ser leídos por cualquier giradiscos convencional. No requieren un plato distinto a los que tenemos en casa. Echemos un vistazo con detalle para ver qué hay detrás de todo esto.

La clave está en la técnica de fabricación

Guenter Loibl, el fundador de Rebeat, y sus colaboradores proponen un proceso de fabricación muy diferente al utilizado habitualmente en esta industria. La primera diferencia importante reside en el molde a partir del que se obtienen los discos estampadores que nos van a permitir plasmar las copias en vinilo que nosotros podemos comprar.

Los fabricantes de discos de vinilo habitualmente utilizan moldes de níquel, pero la técnica de Rebeat propone usar moldes de cerámica porque, según ellos, su dureza es tal que no se degradan con el uso. O, al menos, se degradan mucho menos. Y esa degradación, cuando se produce, afecta negativamente a las copias que obtenemos en vinilo (los moldes de níquel no suelen resistir más allá de las 1.000 copias). Otro detalle importante consiste en que los surcos en el molde de cerámica se graban utilizando un láser de alta precisión controlado por un software que es capaz de reducir la distancia que separa a los surcos contiguos.



Síguenos en Instagram