Empleamos millennials y así hemos alcanzado calidad - Juan Carlos Abaunza
1949
post-template-default,single,single-post,postid-1949,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.4,vc_responsive
millennials

Empleamos millennials y así hemos alcanzado calidad

En cualquier industria se constituye en un reto el reclutar buenos elementos para los distintos departamentos que una empresa tiene, más si estamos buscando personal joven que se encaja automáticamente en un millennial o por qué no, en un centennial.

Ahora bien, en una empresa cuyo rubro es el desarrollo de software, apps, marketing digital y contenidos lo hace más prioritario no sólo reclutarlos sino mantenerlos sin que se nos vayan porque simplemente nunca «los entendimos» o los «ayudamos a entenderse para potenciarlos».  Y si a esto le añadimos que sin inventarnos el teletrabajo lo constituimos en nuestro core y motor de crecimiento la situación se torna muy compleja: Sin embargo es la clave de nuestro éxito como empresa con 9 años en el mercado como exportadores natos y allí se cumple el principio de todo emprendedor serial: Si fuera fácil, todo el mundo lo haría.

Cada vez son más los jóvenes que se abren camino en el mundo de los negocios. El estilo de vida actual, consecuencia de la modernidad, ha creado jóvenes mucho más libres, que siguen su propia tendencia y que se abren a visiones de futuro novedosas. Estas características requieren nuevos modelos de gestión.

Dicho lo anterior les contaré desde mi experiencia que la esencia no tiene ciencia y no podemos luchar contra nuestra personalidad y menos en contra de la de nuestros colaboradores, así logré que A&A Soluciones – TIC sea a hoy una de las mejores empresas exportadoras de servicios en mi país (Colombia) tarea no menos despreciable con tanto talento y un honor en su forma y fondo.

1. Ofréceles incentivos

Una excelente forma de animar a tus colaboradores es ofrecerles flexibilidad de horarios, que les permita organizar sus tiempos para completar sus tareas. Además de darles la libertad de administrar su tiempo como mejor les convenga, les estarás entregando algo mucho más importante: confianza. Asimismo, ofréceles la posibilidad de trabajar desde casa un día por semana o cada 15 días (Aquí nos ha funcionado teletrabajar desde el inicio, un gran reto). ¿Y por qué no considerar una happy hour en la oficina? Ésta es una excelente forma de integrarlos a tu equipo.

Otra opción es ofrecerles descuentos en viajes, promociones e intercambios si cumplen sus metas laborales.

Importante: Al hacerlos libres con su tiempo es importante acotar esta condición: Que elija los mejores horarios pero que sean informados y acordados para que coincidan al menos un par de horas con el resto del equipo para reuniones y revisiones. Y si son parte del triunfo también del fracaso, si un proyecto sale antes: Bonificación, si termina después por nuestra culpa: Grave para mantener el cliente y posiblemente reducción de personal (en nuestro caso exportamos KPO con lo cual si no requieren los perfiles ofertados no necesitamos contar con ellos)

2. Enfréntalos a desafíos

No te limites a darles órdenes o pedirles que completen tareas sencillas; delégales responsabilidades importantes para que sientan que confías en ellos. Esto desarrollará sus capacidades y los motivará a esforzarse mucho más.

«Tú me respondes» es algo que al principio les quitará el sueño, pero esta presión positiva los empodera y a medida que entregan cumplimientos se fortalecen y se sienten un enganaje válido y positivo para la máquina.

3. Aprovecha su conocimiento en redes sociales

Las nuevas generaciones nacieron en un mundo rodeado de tecnología, por lo que saben perfectamente cómo usar las herramientas digitales y cómo sacar el mejor provecho de ellas. Saca ventaja de su conocimiento y pídeles que participen en la creación de una estrategia digital. Incluso puedes convertirlos en tus Community Managers.

Respetando la privacidad de cada uno y sin exponerlos comparte el crédito por cada logro que se alcance, en mi caso siempre hablo de «Nosotros» y en todas las ocasiones termina en una pregunta obligada respecto a si tengo socios… «No, no tengo socios pero si un gran equipo».

4. Plantea objetivos realizables

No hay nada más desmotivante que un jefe que establece objetivos inalcanzables, poco tangibles o que no ofrece las herramientas necesarias para completarlos sólo por el formalismo de presionarlos y tener un cliché de objetivo. Si la empresa establece a sus empleados objetivos y metas claras, les será más fácil desarrollarlos. Para ello, es fundamental que cada trabajador conozca cuál es su rol en la empresa, así como las responsabilidades que debe cumplir.

Por ejemplo: si un cliente del cual conocemos su tamaño y proyectos que realiza podemos establecer el objetivo de cada vez más mayor penetración de nuestros servicios en sus proyectos haciéndonos realmente partícipes activos de sus proyectos y así crecer la cuota de ocupación de recursos de programación, diseño, pruebas, etc.

El hambre tiene que ser el pan de cada día, pero no ábara, un hambre de lograr experiencias a nuestro know how, ser capaces de quedarnos con proyectos que luego despierten la admiración de quienes están en el sector. No hay nada mejor para un millennial que estar tomando una cerveza con su grupo de amigos y hablar con orgullo de su trabajo.

5. Sé un guía más que un jefe

Contrario a lo que se piensa, los jóvenes valoran mucho los consejos de los mayores, especialmente si representan un ejemplo para ellos. Esto no significa que tengas que ser su amigo, pero sí que les des la confianza necesaria para comunicarse contigo y hablar de cualquier inquietud o sugerencia.

En lo personal me vuelvo papá Juan, pero ese papá cool que todos queremos tener que pega sus «regaños» con justa causa y los devuelve a la mesa de trabajo sintiendo que todo falló y que pueden hacerlo mejor. El gran problema de la humanidad es la autoestima, en muchas ocasiones confío más que ellos mismos en sus posibilidades y capacidades y cuando ellos lo notan y perciben siguen a buen paso lo que se quiere.

No se puede guiar sin ejemplo así que la mejor forma de dirigir la orquesta es ser un excelente músico.

6. Deja espacio para la creatividad

Rompe con el  modelo típico de trabajo y dales la oportunidad de echar a andar su imaginación. De esta forma, si les permites hacer propuestas, ellos se sentirán más identificados con los objetivos de la empresa. Richard Branson en su libro «El Estilo Virgin» destaca como fortaleza en su organización el escuchar a todos los miembros de un equipo sin importar su jerarquía y abrirles el espacio de aportar y opinar sin temor.

Ed Catmull también menciona algo similar en su libro «Creatividad SA» en donde cuenta cómo mandan al sótano la sala de juntas rectángular y lujosa que junto a Steve Jobs tenían cuando notaron que al sentarse ellos en el medio de ese rectángulo los miembros de las esquinas y sus asistentes sentados detrás de ellos nunca opinaban, los «genios» se centraban y los demás solo asentían y seguían órdenes a pesar de contar con excelentes ideas y no estar muy de acuerdo con lo que se había aprobado.

Pues bien, en nuestro caso somos una fábrica de software y apps y una agencia digital, cómo dejar la creatividad en reserva? – absurdo así que:

  • El equipo de desarrollo evalúa el proyecto y define desde su experticia con argumentos qué lenguaje y demás se utilizará (incluso en contra vía de lo que el cliente ha puesto inicialmente y cuando se discute con él, agradece esa óptica distinta que no sólo le ahorrará dinero sino que le permitirá de pronto mayor robustez o agilidad según el caso)
  • En la agencia digital es apenas obvio que la libertad se extiende como una premisa básica.
  • En ambos casos la directriz salida de mi boca es: «No me traigas únicamente el problema, debes pensar un par de soluciones» – para cuando convocan a una reunión por alguna dificultad encontrada.
7. Apoya su emprendimiento

Hazles saber que son capaces de iniciar sus propias empresas o de mejorar la calidad de su trabajo y que tienen todas las herramientas necesarias para avanzar y lograr sus objetivos. Intentar amarrar un colaborador o cortarle las alas sería ir en contravía de lo que al emprender hice yo, y en mi caso, conté con la bendición de último jefe que en la actualidad es uno de nuestros partners españoles.

Si tienen un startup y quieren hacerlo realidad que se les note el interés y sin menoscavar la intensidad horaria ya comprometida con la empresa para otras tareas se puede revisar, apoyar y por qué no, impulsar a cambio de alguna parte del mismo o figuras similares.

Si no tienes emprendedores en tu equipo, tu equipo nunca te entenderá desde tu locura y pasión lo que estás queriendo sacar adelante, y por ende nunca será capaces de asimilar y contagiarse con ese impulso que tienes que darle al negocio para que sea una realidad sostenible.

8. Trabaja en equipo

Es importante que aprendan a realizar labores en conjunto y aprender de esas experiencias. Conforma equipos con personas de diferentes edades, áreas y estilos para enriquecer el proceso de trabajo.

Los millennials son más propensos al trabajo colaborativo, en muchos casos no quieren sobresalir de la manada y actúan en conjunción con la misma. Por lo cual es clave que el desarrollo de todo sea discutivo y concensuado con todos, matas dos pájaros de un tiro, como en puntos anteriores, les manifiestas con acciones la confianza que les tienes y apuntas a un mismo objetivo con el cual todos estarán de acuerdo porque fueron partícipes.

9. Capacítalos

Los jóvenes necesitan estar aprendiendo constantemente para actualizar sus conocimientos y mejorar su trabajo. Inscríbelos a cursos y diplomados; más que un gasto, considera esto una inversión. Recuerda que sus conocimientos servirán para mejorar y crecer tu empresa.

Sería absurdo vender innovación y desarrollos de vanguardia quedándonos rezagados, el mediocre paga por esfuerzo mediocre y recibe resultados mediocres. Entre mejores en profesionales se conviertan tus chicos mayor pertenencia y amor por lo que hacen y por la empresa tendrán y los resultados de esto saltarán a la vista de los trabajos entregados.

El conocimiento es la mejor retribución que puedes entregar a un colaborador.

10. Conviértelos en clientes

El espacio de trabajo es también un espacio de consumo en el que puedes evaluar qué tan atractiva es tu organización a través de tu propio capital humano. Pregúntales acerca de tu oferta y recibe su retroalimentación para mejorar tus prácticas.

Si ellos logran entenderse con clientes y qué esperan de la empresa desde esa perspectiva mejor será el servicio que prestan. El éxito de la empresa es gracias a quienes la conforman.

 

Habrán más cositas por decir, pero de momento pienso que estas 10 marcan la pauta para teletrabajar, para ser un equipo sólido y aguerrido orgullosos de lo que logramos en el mundo. Esa ha sido la receta mágica para tener 72 personas trabajando desde su casa atendiendo proyectos en 8 países con el sello colombiano estos últimos 9 años de mi vida con www.aiatic.com y www.lolagencia.com