Bienvenido 2.018 - Juan Carlos Abaunza
1488
post-template-default,single,single-post,postid-1488,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
2018

Bienvenido 2.018

Hace unos días leía una publicación citando una canción de Soda Stereo Beautiful y me llamó poderosamente la atención una frase:  “Mereces lo que sueñas”, y tiene mucho sentido, me parece que algo tan perfecto como nosotros merece tener la vida que soñamos. Y no porque nuestro actuar sea inmaculado, todos cometemos errores a diario, sin embargo cabe la afirmación por lo que somos.

Todo está hecho a la medida con una intención perfectamente diseñada y ejecutada aunque ésto a ratos nos frustre y nos genere desazón e impotencia de suponer que no tenemos el control de nuestra propia vida. Pensemos en el plano subjetivo de nuestro ser: El plano subjetivo que ríe, que llora, que ama, que odia, que perdona, que reclama y que crea. Ninguno se inventó a sí mismo, ninguno le dió la distancia al sol para que nos calentara ni le dió el límite al océano para que no se desbordara. Ninguno decidió ser… simplemente somos.

Cuando nos damos cuenta de esta realidad, del precioso regalo de la vida, comenzamos a entender mejor esa frase: “Mereces lo que sueñas” . Por qué lo digo? porque no venimos de nosotros mismos ni vamos a nosotros mismos, osea que SER de por sí es un sueño, es un regalo. Por eso es mejor dejar de reclamar lo que merecemos para comenzar a dar de lo que tenemos. Se puede construir una mejor versión de nosotros, obtener mejores resultados, pero esto sólo puede ocurrir si procuramos un cambio interno y trabajamos día a día en mejorar para que todo mejore.

Dar sin esperar a cambio, perdón, amor, risas, dar la mano, lo que sea, no importa, si nos insultan que no importe, si nos pagan mal que no importe, si nos engañan que no importe. No importa absolutamente nada el dolor que sintamos, nos levantamos y continuamos.

Cuando nuestra vida se enmarca en servir y DAR y no en reclamar y pedir todo lo que hacemos cobra un mejor sentido en nuestra vida y genera un mayor disfrute de las cosas buenas que nos suceden. Debemos dejar de pensar en lo siguiente: Cuando nos ocurre algo positivo ya sea en el plano personal o profesional siempre exclamamos lo orgullosos que nos sentimos, lo merecido que es este triunfo por pequeño que sea “me lo gané” “lo merezco” “me esforcé por lograrlo”- Ahora bien, por qué cuando nos ocurre lo contrario, es decir, algo negativo nuestra reacción es “por qué a mi?” “no lo merezco” “la vida es injusta” – Tenemos la obligación con nosotros mismos de evaluar y planificar nuestra vida, todo lo que nos ocurre es de esa manera por una razón sea ésta para motivarnos y premiarnos o para enseñarnos y corregirnos, nadie es completamente bueno ni completamente malo y terminamos analizando que en esa línea lógica no siempre lo que nos ocurre bueno o malo es 100% causado por nosotros.

Todo funciona con el principio de la siembra y la cosecha: Si pretendemos que nos respeten y nos quieran comencemos a querernos y respetarnos nosotros mismos, si no sembramos educación vamos a cosechar hijos groseros, si sembramos buena alimentación y deporte cosecharemos seguramente buena salud, si sembramos ahorro cosecharemos estabilidad, si sembramos sabiduría cosechamos fortaleza.

Así es nuestra vida, esa que ocurre un minuto a la vez y que depende en gran proporción de nosotros mismos, pero recordemos que nacemos sociales y dependemos en menor medida de los que nos rodean para querer y ser queridos, para ser apoyados, acompañados y cuidados, con el tiempo podremos hacer lo mismo con otros.

Así que este 2.018 pensemos en aprovechar cada minuto, no parar de soñar y sonreír. PORQUE MERECES LO QUE SUEÑAS



Síguenos en Instagram